miércoles, julio 24, 2024

Stablecoins pueden formar parte de un nuevo sistema bancario

Si bien es cierto que el “boom” de las criptomonedas ha inquietado a muchos gobiernos a nivel mundial, la polémica está mucho más acentuada sobre los stablecoins; pues distintas organizaciones han insistido en que los riesgos de que este tipo de tokens altere la soberanía monetaria de los países son grandes.

Hay muchos inversores y analistas que tienen recelos por los stablecoins, además de ello, La Reserva Federal de los Estados Unidos, se ha sumado a estas opiniones con un informe en el que presentaron todos los riesgos que estas conllevan. No obstante, en dicho informe pese a hablar de todas las inquietudes sobre estos tokens, también mencionan cómo disminuir esos peligros.

Artículos relacionados

La FED hace una investigación para disminuir los riesgos de los stablecoin

Quien estuvo a cargo de esta investigación fue Gordon Liao, en conjunto con John Caramichael; los cuales determinaron que una amplia adopción de los stablecoins, causaría un desbalance en los bancos. En consecuencia, las entidades financieras tendrían como efecto colateral una alteración entre las interacciones con sus consumidores.

La Reserva Federal de Estados Unidos, concluyó que la única manera de evitar tal situación es considerar la posibilidad de que los tokens de este tipo sean adoptados por los sistemas bancarios, para mantener su estabilidad.

De acuerdo a la propuesta de esta entidad gubernamental, entonces el sistema bancario tendría que manejarse “en dos niveles”. A su vez, todas las empresas creadoras de stablecoin, tendrían que depender de las entidades financieras para mantener sus reservas. Pero, ¿cómo sería el funcionamiento de una entidad bancaria de dos niveles? Este esquema contempla que los bancos funcionen tanto para respaldar las criptomonedas estables, como para respaldar el dinero tradicional.

¿Qué son exactamente los stablecoins?

Literalmente, stablecoin es un término que se traduce del inglés como “moneda estable”; y en el mundo blockchain, se trata de un criptoactivo cuyo valor está asociado al dólar estadounidense, al euro u otras criptos.

Las criptos de este tipo mantienen un cambio fijo con el dólar de 1:1 y surgieron como una manera de sobrellevar las volatilidad que caracteriza a otras criptomonedas como el Bitcoin o Ethereum. También es posible que su valor no esté fijado al dólar, sino a otras monedas fiat como lo es el euro.

Algunos tokens de este tipo simplemente no están fijadas al valor de una moneda fiat; sino que estas se basan en algoritmos que las controlan y se encargan de hacer que se mantengan en un precio estable.

En este sentido, el uso y la inversión en estas monedas virtuales no están relevadas a un ámbito de riesgo muy alto. O lo que es lo mismo, un stablecoin es una forma de brindar refugio a los inversores cuando hay volatilidad.

Las criptos estables y las polémicas por su falta de liquidez

A mediados del año 2021, las alarmas en el mercado de criptomonedas se encendieron con una nueva polémica: las preocupaciones sobre la poca transparencia ante las reservas que respaldan a estas criptomonedas.

En este problema estuvo involucrado principalmente el token Theter; cuyos creadores estuvieron en el escrutinio legal cuando varios fiscales investigaban si durante las primeras etapas del token cometieron fraude bancario.

No obstante, en su defensa la empresa asociada a este declaró que todos sus tokens están siendo respaldados por el mismo valor que tienen los activos de la empresa. Además prometieron en varias ocasiones que presentaría una auditoría formal sobre su balance completo (una auditoría que todavía no han presentado).

Actualmente, Theter (USDT) es el stablecoin con más popularidad del mundo blockchain. Este funciona de la misma manera que lo hace las instituciones bancarias, pues la empresa se encarga de actuar como resguardo de todos los depósitos. Las personas pueden obtener estos tokens a cambio de dinero o de otras criptomonedas y cuando ya no los necesiten, simplemente pueden hacer el cambio de vuelta.

La calidad del respaldo es todo lo que opaca a los stablecoins

Debido a que estos tokens están mezclados con diferentes activos, muchos economistas y analíticos se preocupan por la naturaleza y por la calidad del respaldo que tienen los stablecoins. Muchos aseguran que si las reservas no son líquidas, la vinculación al dólar puede romperse de producirse reembolsos masivos. A su vez, este escenario provocaría una fuga de fondos provenientes de los bancos. En otras palabras, si las personas empiezan a retirar sus inversiones de algún stablecoin a la vez, la empresa llega a la insolvencia y a una crisis de liquidez.

Es por esta razón que algunos analistas aseguran que las stablecoins pueden convertirse en el punto de interacción principal entre los criptoactivos y los sistemas bancarios, a través de sus fondos de reserva.

La propuesta de la FED posiblemente es una estrategia del gobierno para “controlar” una parte importante del mercado blockchain

No hay que ser un experto en análisis económico para darse cuenta de esta realidad. La propuesta presentada por la FED, es una estrategia con la que el gobierno estadounidense pretender participar con mayor relevancia en la gobernanza de los stablecoin… y no es para menos.

En el año 2021 los stablecoins experimentaron un crecimiento de 400 %. Además, esta es una industria que cada vez recibe más capital, cuyo destino son las finanzas descentralizadas. Un ejemplo de esto lo vemos en USDT que comenzó el 2021 con un total de 21.000 millones de unidades respaldadas por el dólar; pero finalizó con un total de 81.000 millones de unidades cuadruplicando su volumen original.

La magnitud de este crecimiento ha sido la causa principal de que todas las “preocupaciones” despertaran en el gobierno. De hecho, en su informe, la FED dice que a la par de que los activos digitales son ampliados, su adopción y los casos de uso también lo hace. A su vez, todo este auge, hace que también crezca la incertidumbre de que estos tokens impacten en las actividades bancarias de una forma negativa y desestabilicen el sistema financiero tradicional.

Por eso, además de intentar incluirlos dentro de un nuevo sistema de entidades financieras, también proponen que la creación de estos tokens esté sometida a requisitos de liquidez y auditorias formales.